08  |  07  |  17

Cómo llevar los tirantes.

El código secreto de los tirantes.

Guía para el caballero y tendencia en la moda hombre.

En la actualidad el uso de los tirantes se encuentra lamentablemente bastante reducido, cuando en realidad, se trata de la mejor manera posible de sostener en su sitio los pantalones de los caballeros.

Según la RAE, “Los tirantes son cada una de las dos cintas o tiras de piel o tela, comúnmente con elásticos, que sostienen de los hombros el pantalón u otras prendas de vestir”.

Yo, personalmente, los he llevado en pocas ocasiones, pero sí que es cierto que cuando lo hago me he doy cuenta de que, efectivamente, sus ventajas son innumerables y muy especialmente si llevamos traje. Y ya no hablamos de las comodidades que nos proporciona, que son muchas, sino que en sí mismos. Los tirantes son una prenda que estéticamente viste mucho los trajes. Además, les da un toque elegante y sofisticado que difícilmente conseguiremos con corbatas, pajaritas o cinturón.

Sobre la historia de los tirantes.

Los tirantes fueron inventados en 1820 en Londres por Albert Thurston. El inventor quería poder sujetar los pantalones y permitir una mayor libertad de movimiento a los hombres que llevaran traje. Fueron tremendamente utilizados en su época y, prácticamente, se convirtió en un elemento indispensable si queríamos que el traje sentara como un guante y aguantara todo el día.como-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog8

¿Y cuándo llegó su decadencia? El cambio de tiro en los pantalones, así como la revolución que se produce en la indumentaria masculina tras las I Guerra Mundial, hizo que los tirantes inventados en 1820 en Londres por Albert Thurston dejaran paso al cinturón. Una pieza que ya conocíamos pero que ‘había cedido’ su trono a la creación británica.

(Si quieres saber más: ‘Los tirantes en la historia‘)

Y ahora, en pleno siglo XXI, es cuando de nuevo estamos intentando recuperarlos y colocarlos en el sitio que se merecen en el mundo de la moda masculina. Son la gran apuesta del momento de grandes y pequeñas marcas, de conocidos y desconocidos diseñadores de moda. Es en definitiva un reto, ¿te atreves con ellos?

¿Cuáles son las funciones de este gran invento?

La función de los tirantes es doble: por un lado mantienen el pantalón en su sitio, de la misma manera que podría hacerlo un cinturón pero, a diferencia de éste, evita que que se mueva y se vea por debajo de las prendas del conjunto, como ocurre con el chaleco y el chaqué respectivamente. El cinturón ejerce presión sobre la cintura, y consigue su objetivo de sujeción mediante el rozamiento, efecto que puede resultar molesto o incómodo.

Las ventajas de usar tirantes vs. el cinturón.

  • Eliminan el bulto que genera la hebilla del cinturón.
    • La forma de la hebilla del cinturón, que en muchas ocasiones hace un feo efecto, como bulto en la chaqueta o chaleco, desaparece. Además de la incomodidad que nos da el sentirla cuando nos sentamos o doblamos… ¡Por fin liberados!
  • No se desajustan fácilmente.
    • Si el cinturón se mantiene en su sitio por rozamiento, los tirantes lo hacen por sujeción. Ésta es mucho más difícil que se desajuste además de ser más ergonómica. Además, evitan el efecto de subirse el pantalón.
  • Ópticamente, alarga la figura. No se corta el cuerpo en dos mitades.
    • Son más cómodos, suprimen la compresión en la barriga, así que después de las comidas o si ganamos cierto peso, nos concede cierto margen de comodidad. Y no olvidemos que la graduación del cinturón es escalada y no lineal, por lo que nunca es perfecta.

  • Son la mejor opción para un evento de etiqueta, chaqué o frac.
    • Muy recomendables para llevar con pantalón de traje ya que respetan más la anatomía de la propia prenda. El truco para saber cómo hacerlo es sencillo: regular el tirante para que te sujete el pantalón justo en la cadera, pero que no te tire porque en ese caso acabarás el día con dolor de espalda.
  • No crean bolsas.
    • Además, otra de las ventajas es que, en los hombres gruesos, no se crean las bolsas en el delantero que genera el cinturón, puesto que consiguen que la caja se asiente más y que la raya caiga perfecta. Sin contar con que permite una mayor aireación entre la camisa y el pantalón.

     

Tipos de tirantes

como-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog4Atendiendo a la forma de las bandas

Que lo componen y del tipo de sujeción tirante-pantalón, encontramos tres tipos diferentes.

Por un lado, y siendo los más antiguos, se encuentran aquellos con la parte posterior en forma de “H”. Estos suelen ser considerados más como indumentaria de trabajo que como elemento a vestir en un acto público y formal.

Para actos públicos y formales usaremos siempre aquellos tirantes en forma de “X” y los tirantes en forma de “Y”.

¿Cuándo usar uno u otro respectivamente?.

Los tirantes en “X” suelen ser más estrechos y delgados y visualmente no queda bien que se vean. Por tanto, los llevaremos cuando lo que queremos es precisamente eso, que no se vean; es decir, cuando llevemos chaleco.

Por otro lado, los tirantes en “Y” son algo más gruesos y con sus tiras más anchas. Además cuentan, por lo general , con mayor ornamentación y pequeños detalles que permiten hacerlos visuales y quedan estupendos cuando llevamos la camisa vista.

Atendiendo al tipo de sujeción

Podemos encontrarlos en dos versiones: de pinzas y con latiguillo. La primera la podrás emplear con prácticamente cualquier pantalón, mientras que el latiguillo exige unos botones interiores donde sujetarlos. Es cierto que muchos de ellos vienen con las dos opciones pero, igual que nunca llevaríamos cinturón y tirantes a la vez, lo mismo sucede con las pinzas y los latiguillos: una u otra.

Aunque nos cueste creerlo hay gente que lleva las dos opciones a la vez. ¡Anti-estética al poder!

Así que en función de lo que vayamos a llevar, del tipo de traje que dispongamos (traje o vaqueros, que ya hemos visto que incluso en un registro informal sientan estupendamente), de si queremos que se vean o no y, sobre todo, de cómo nos sintamos más o menos cómodos, optaremos por un tipo u otro.

Sobre la etiqueta

Lo primero y principal: bajo ningún concepto se puede usar tirantes y cinturón a la vez (que imagen de más mal gusto).Parece obvio, nosotros sólo avisamos.

En la actualidad está permitido mostrarlos, si bien es cierto que todavía conservan cierto halo de prenda interior, de ahí que muchas veces nos resulte chocante. De hecho, esta fue una de las causas de su descenso de popularidad a partir de los años 20 del siglo pasado. Al dejar de emplearse el chaleco los tirantes se veían más y no era correcto mostrar esta ‘pieza de indumentaria interior’. Sea como fuere, no se puede negar la elegancia que aportan unos tirantes: “El cinturón quita formalidad al traje”, concluye Malala que, además, no deja escapar un pequeño detalle, los ceñidores, una pieza que ayuda a lo tirantes y evita tener que decantarnos por el ‘cinto’.

Un error bastante común es considerar que los tirantes deben ser siempre utilizados cuando llevamos indumentaria formal, es decir, con traje y corbata. Pues bien, no es así. Los tirantes deben ser utilizados siempre y en todo caso, incluso cuando no vestimos de manera estrictamente formal. Tenemos la opción (la opción, no quiere decir que no debamos llevar tirantes en este caso) de llevar cinturón y no tirantes, cuando portemos pantalones no adaptados estrictamente para ellos como vaqueros, chinos, etc.

En los supuestos en los que debamos llevar tirantes con indumentaria informal, y no luzcamos corbata o pajarita, los tirantes pueden combinar con algún tono de la camisa y, si no es posible, podemos crear un efecto interesante combinando los tirantes con el color de los zapatos o incluso de los calcetines.

como-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog5Por otro lado, el color de los tirantes debe siempre combinar con el de la corbata. A este respecto debemos tener siempre una colección de tirantes que nos permita una amplia gama cromática para combinarlo con todas las tonalidades de corbatas. Por lo menos contar con una gama de colores básicos, que nos permitan cierta versatilidad.

Para no fallar con la elección tienes que leer: ‘El círculo cromático‘.

Cuando vestimos de etiqueta. Los tirantes suelen ser considerados una prenda interior por lo que no se deben mostrar en absoluto. Obviamente esto no sucederá pues: el uso del chaleco en el traje de tres piezas, el de la chaqueta cruzada que nunca se desabotona o, en el caso más sencillo, el de hilera simple porque desprenderse de su chaqueta, como sabemos, nos permite que se vean, y tampoco haremos alarde de ello.

En resumen, usaremos tirantes, ,  sin duda, pero de calidad, originales, bien combinados. Si lo hacemos con traje será de botones, y si no dispusiéramos de un pantalón adaptado entonces de pinza evitando que se vean. Negros y blancos para trajes formales y combinados para los informales. Estilizará nuestra figura y mantendrá el pantalón es su precisa y tridimensional ubicación. Seremos, en muchas ocasiones, el centro de las miradas. Nos preguntarán dónde los hemos comprado y cómo los usamos. En definitiva, dejaremos una impronta difícil de borrar.

Comparte esta publicación en redes sociales

           

08  |  07  |  17

Cómo llevar los tirantes.

El código secreto de los tirantes.

Guía para el caballero y tendencia en la moda hombre.

En la actualidad el uso de los tirantes se encuentra lamentablemente bastante reducido, cuando en realidad, se trata de la mejor manera posible de sostener en su sitio los pantalones de los caballeros.

Según la RAE, “Los tirantes son cada una de las dos cintas o tiras de piel o tela, comúnmente con elásticos, que sostienen de los hombros el pantalón u otras prendas de vestir”.

Yo, personalmente, los he llevado en pocas ocasiones, pero sí que es cierto que cuando lo hago me he doy cuenta de que, efectivamente, sus ventajas son innumerables y muy especialmente si llevamos traje. Y ya no hablamos de las comodidades que nos proporciona, que son muchas, sino que en sí mismos. Los tirantes son una prenda que estéticamente viste mucho los trajes. Además, les da un toque elegante y sofisticado que difícilmente conseguiremos con corbatas, pajaritas o cinturón.

Sobre la historia de los tirantes.

Los tirantes fueron inventados en 1820 en Londres por Albert Thurston. El inventor quería poder sujetar los pantalones y permitir una mayor libertad de movimiento a los hombres que llevaran traje. Fueron tremendamente utilizados en su época y, prácticamente, se convirtió en un elemento indispensable si queríamos que el traje sentara como un guante y aguantara todo el día.como-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog8

¿Y cuándo llegó su decadencia? El cambio de tiro en los pantalones, así como la revolución que se produce en la indumentaria masculina tras las I Guerra Mundial, hizo que los tirantes inventados en 1820 en Londres por Albert Thurston dejaran paso al cinturón. Una pieza que ya conocíamos pero que ‘había cedido’ su trono a la creación británica.

(Si quieres saber más: ‘Los tirantes en la historia‘)

Y ahora, en pleno siglo XXI, es cuando de nuevo estamos intentando recuperarlos y colocarlos en el sitio que se merecen en el mundo de la moda masculina. Son la gran apuesta del momento de grandes y pequeñas marcas, de conocidos y desconocidos diseñadores de moda. Es en definitiva un reto, ¿te atreves con ellos?

¿Cuáles son las funciones de este gran invento?

La función de los tirantes es doble: por un lado mantienen el pantalón en su sitio, de la misma manera que podría hacerlo un cinturón pero, a diferencia de éste, evita que que se mueva y se vea por debajo de las prendas del conjunto, como ocurre con el chaleco y el chaqué respectivamente. El cinturón ejerce presión sobre la cintura, y consigue su objetivo de sujeción mediante el rozamiento, efecto que puede resultar molesto o incómodo.

Las ventajas de usar tirantes vs. el cinturón.

  • Eliminan el bulto que genera la hebilla del cinturón.
    • La forma de la hebilla del cinturón, que en muchas ocasiones hace un feo efecto, como bulto en la chaqueta o chaleco, desaparece. Además de la incomodidad que nos da el sentirla cuando nos sentamos o doblamos… ¡Por fin liberados!
  • No se desajustan fácilmente.
    • Si el cinturón se mantiene en su sitio por rozamiento, los tirantes lo hacen por sujeción. Ésta es mucho más difícil que se desajuste además de ser más ergonómica. Además, evitan el efecto de subirse el pantalón.
  • Ópticamente, alarga la figura. No se corta el cuerpo en dos mitades.
    • Son más cómodos, suprimen la compresión en la barriga, así que después de las comidas o si ganamos cierto peso, nos concede cierto margen de comodidad. Y no olvidemos que la graduación del cinturón es escalada y no lineal, por lo que nunca es perfecta.

como-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog3

  • Son la mejor opción para un evento de etiqueta, chaqué o frac.
    • Muy recomendables para llevar con pantalón de traje ya que respetan más la anatomía de la propia prenda. El truco para saber cómo hacerlo es sencillo: regular el tirante para que te sujete el pantalón justo en la cadera, pero que no te tire porque en ese caso acabarás el día con dolor de espalda.
  • No crean bolsas.
    • Además, otra de las ventajas es que, en los hombres gruesos, no se crean las bolsas en el delantero que genera el cinturón, puesto que consiguen que la caja se asiente más y que la raya caiga perfecta. Sin contar con que permite una mayor aireación entre la camisa y el pantalón.

     

Tipos de tirantes

como-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog4Atendiendo a la forma de las bandas

Que lo componen y del tipo de sujeción tirante-pantalón, encontramos tres tipos diferentes.

Por un lado, y siendo los más antiguos, se encuentran aquellos con la parte posterior en forma de “H”. Estos suelen ser considerados más como indumentaria de trabajo que como elemento a vestir en un acto público y formal.

Para actos públicos y formales usaremos siempre aquellos tirantes en forma de “X” y los tirantes en forma de “Y”.

¿Cuándo usar uno u otro respectivamente?.

Los tirantes en “X” suelen ser más estrechos y delgados y visualmente no queda bien que se vean. Por tanto, los llevaremos cuando lo que queremos es precisamente eso, que no se vean; es decir, cuando llevemos chaleco.

Por otro lado, los tirantes en “Y” son algo más gruesos y con sus tiras más anchas. Además cuentan, por lo general , con mayor ornamentación y pequeños detalles que permiten hacerlos visuales y quedan estupendos cuando llevamos la camisa vista.

Atendiendo al tipo de sujeción

Podemos encontrarlos en dos versiones: de pinzas y con latiguillo. La primera la podrás emplear con prácticamente cualquier pantalón, mientras que el latiguillo exige unos botones interiores donde sujetarlos. Es cierto que muchos de ellos vienen con las dos opciones pero, igual que nunca llevaríamos cinturón y tirantes a la vez, lo mismo sucede con las pinzas y los latiguillos: una u otra.

Aunque nos cueste creerlo hay gente que lleva las dos opciones a la vez. ¡Anti-estética al poder!

Así que en función de lo que vayamos a llevar, del tipo de traje que dispongamos (traje o vaqueros, que ya hemos visto que incluso en un registro informal sientan estupendamente), de si queremos que se vean o no y, sobre todo, de cómo nos sintamos más o menos cómodos, optaremos por un tipo u otro.

Sobre la etiqueta

Lo primero y principal: bajo ningún concepto se puede usar tirantes y cinturón a la vez (que imagen de más mal gusto).Parece obvio, nosotros sólo avisamos.

En la actualidad está permitido mostrarlos, si bien es cierto que todavía conservan cierto halo de prenda interior, de ahí quecomo-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog2 muchas veces nos resulte chocante. De hecho, esta fue una de las causas de su descenso de popularidad a partir de los años 20 del siglo pasado. Al dejar de emplearse el chaleco los tirantes se veían más y no era correcto mostrar esta ‘pieza de indumentaria interior’. Sea como fuere, no se puede negar la elegancia que aportan unos tirantes: “El cinturón quita formalidad al traje”, concluye Malala que, además, no deja escapar un pequeño detalle, los ceñidores, una pieza que ayuda a lo tirantes y evita tener que decantarnos por el ‘cinto’.

Un error bastante común es considerar que los tirantes deben ser siempre utilizados cuando llevamos indumentaria formal, es decir, con traje y corbata. Pues bien, no es así. Los tirantes deben ser utilizados siempre y en todo caso, incluso cuando no vestimos de manera estrictamente formal. Tenemos la opción (la opción, no quiere decir que no debamos llevar tirantes en este caso) de llevar cinturón y no tirantes, cuando portemos pantalones no adaptados estrictamente para ellos como vaqueros, chinos, etc.

En los supuestos en los que debamos llevar tirantes con indumentaria informal, y no luzcamos corbata o pajarita, los tirantes pueden combinar con algún tono de la camisa y, si no es posible, podemos crear un efecto interesante combinando los tirantes con el color de los zapatos o incluso de los calcetines.

como-usar-tirantes-guia-caballero-gntl-blog5Por otro lado, el color de los tirantes debe siempre combinar con el de la corbata. A este respecto debemos tener siempre una colección de tirantes que nos permita una amplia gama cromática para combinarlo con todas las tonalidades de corbatas. Por lo menos contar con una gama de colores básicos, que nos permitan cierta versatilidad.

Para no fallar con la elección tienes que leer: ‘El círculo cromático‘.

Cuando vestimos de etiqueta. Los tirantes suelen ser considerados una prenda interior por lo que no se deben mostrar en absoluto. Obviamente esto no sucederá pues: el uso del chaleco en el traje de tres piezas, el de la chaqueta cruzada que nunca se desabotona o, en el caso más sencillo, el de hilera simple porque desprenderse de su chaqueta, como sabemos, nos permite que se vean, y tampoco haremos alarde de ello.

En resumen, usaremos tirantes, ,  sin duda, pero de calidad, originales, bien combinados. Si lo hacemos con traje será de botones, y si no dispusiéramos de un pantalón adaptado entonces de pinza evitando que se vean. Negros y blancos para trajes formales y combinados para los informales. Estilizará nuestra figura y mantendrá el pantalón es su precisa y tridimensional ubicación. Seremos, en muchas ocasiones, el centro de las miradas. Nos preguntarán dónde los hemos comprado y cómo los usamos. En definitiva, dejaremos una impronta difícil de borrar.

Comparte esta publicación en redes sociales

           

Nuestras últimas entradas
Lo sabes casi todo sobre chaquetas.
El resurgir del barbero.

Protocolo